Más allá de la educación en las aulas

/, Educación/Más allá de la educación en las aulas

Más alla de la Educación en las aulas

La educación es uno de los pilares fundamentales de la vida en sociedad. Más ahora, que la sociedad está en constante cambio y no se sabe en qué puede variar la carrera profesional. Hasta ahora era normal encontrarse con un puesto de trabajo en el que asentarse y vivir de él. En cambio, ahora lo normal es ir iterando y cambiando de trabajo, teniendo que reinventarse para cada uno.

De esta forma, la educación, ha servido como medio posibilitador del progreso, siendo la educación formal la encargada de dar los contenidos y las bases para que se logre. Pero ¿ha sido siempre esta la única vía de formar a las personas? Durante la historia, la educación curricular ha estado a cargo de los sabios y maestros, quienes dotaban a los jóvenes de los conocimientos básicos para introducirse en la sociedad. Sin embargo, no todo el peso educacional recae sobre estas figuras, ya que se dan aprendizajes fuera de lo verdaderamente formal.

El desarrollo integral de las personas, ¿formándose fuera de las aulas?

Lo que se busca con la educación es un desarrollo integral de las personas, con el que sean capaces de vivir en la sociedad. El sistema educativo propone unos contenidos mínimos que toda persona debe aprender antes de acabar la etapa escolar obligatoria, pero ¿nos prepara esto para todo lo que hemos de enfrentarnos al salir al mundo real?

Los primeros años de vida se viven en una burbuja, donde las familias y la escuela amparan por el bienestar y el desarrollo de los niños y jóvenes. Por tanto, es importante acompañar en el desarrollo combinando la educación formal con la no formal y la informal, que podemos encontrar tanto dentro de la escuela como fuera, llegando a jugar un papel fundamental las familias y el entorno.

Como decía anteriormente, la educación no formal e informal, las podemos encontrar en cualquier parte. Definidas como fuera del currículo educativo, pero con una relevancia e importancia que ahora veremos. Al salir de la escuela, nos encontramos con situaciones que van a requerir una aplicación directa de lo aprendido. Para lo que hacen falta una serie de competencias que se han de adquirir. La teoría y la práctica son igual de importantes, por lo que se ha de pensar no solo en educar en lo referido a lo exigido por el sistema, sino que hay que ir más allá.

Llegados a este punto surge la pregunta: ¿Para que sirven la educación no formal y la informal?

Educación no formal e informal.

Ambas son las encargadas de abarcar todos esos aprendizajes que no se demuestran en la formación escolar. Esto significa que su abanico de actuación es muy amplio, aunque también las oportunidades en las que se pueden dar dichos aprendizajes. Es así como se encuentra una alternativa educativa muy potente. La educación no formal permite llegar a todos aquellos aprendizajes que la escuela no abarca, pudiendo programar actividades con las que tratar temas como la formación en tecnología, los valores que imprime el deporte y tantas otras actividades que potencian algunas competencias, fomentando su desarrollo, un desarrollo más completo como personas que pertenecen a una sociedad.

Con el avance tecnológico, hemos llegado a un punto en el que el conocimiento de la humanidad está al alcance de muchos, además de los referentes educativos fuera del ámbito formal, ya que el entorno que rodea a los jóvenes es tan amplio como se quiera buscar, con el fenómeno de la globalización y con una conexión a internet. Esto complica la función docente a los que son los encargados de cumplir con ella.

Es aquí donde hay que replantearse cual es el rol de todos aquellos involucrados en la educación de la sociedad futuro. Esto hace que se piense en una posible colaboración entre todos aquellos roles educativos, buscando que los aprendizajes que antes eran casuales estén programados y con unos objetivos claros, combinando de esta manera un aprendizaje formal y no formal.

En definitiva, lo más importante de la educación es dotar a los alumnos con las habilidades y capacidades necesarias para que puedan desarrollarse y ser autónomos en sus aprendizajes. Van a marcar su propio camino desde muy pequeños conectándose a la red y pudiendo ser influenciados por cualquier persona. En las manos de una buena educación en valores, junto con una formación que dé competencias para saber clasificar y administrar todo lo que consumen, de tal forma que su personalidad no se altere por dicho consumo, son las claves del desarrollo integral de las personas.

Así que, profesores, familias y todos aquellos que formáis parte del entorno de la sociedad, no os olvidéis de trabajar unidos por formar personas capaces de vivir y adaptarse a la sociedad.

https://aprendemosjuntos.elpais.com/especial/el-aprendizaje-informal-jimmy-wales/

Autor

Posted by
abril 9th, 2019

Archivos

Categorías

2019-04-24T13:53:53+00:00

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.